por Nacho Alarcón – Aquí Europa

Bruselas 20 abril 2017

 Sylvie Goulard, eurodiputada de ALDE, es la gran representante de En Marche!, el partido de Emmanuel Macron, en el Parlamento Europeo. A solo unos días de la primera ronda de las elecciones francesas, Goulard advierte ‘las consecuencias de los votos’ y defiende al ex ministro de Finanzas como el más pro europeo, asegurando que ya no solo se elige a los presidentes de Gobierno, sino también al “representante en el Consejo”.

Aquí Europa – ¿Por qué sería bueno para la UE la victoria de Emmanuel Macron y qué cambiaría en la Unión con él en la presidencia francesa?

Sylvie Goulard – No voy a vender a mi candidato como un producto, pero siendo sincera creo que es el único que está poniendo ideas para Europa al frente de su campaña desde el principio y en una forma positiva, y haciendo propuestas que hagan ver que la UE es una prioridad. Queremos hacer una revisión completa y lograr el relanzamiento de todo el proyecto de integración europeo con asuntos de seguridad externa e interna, migración, control de fronteras, economía, no solo para mejorar la Eurozona sino también para impulsar el Mercado Único Digital y los acuerdos comerciales. Si observas el resto de candidatos, o bien no aceptan las normas de la UE, o rechazan algunos acuerdos comerciales, o tienen posiciones respecto a Rusia que no con compatibles con la visión europea. Si miras la situación, es el candidato más pro europeo, y tendría una buena relación con Alemania. Hace pocos días Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas germano, apoyó a Macron y dijo que si fuera francés votaría por En Marche!, lo cual es increíble, porque la gente del Partido Popular Europeo suelen apoyar siempre a su candidato, pero es una elección muy especial, porque si escoges entre los cuatro candidatos que disputan la victoria, dos son extremistas, uno podría estar frente a un juicio pronto y tres de ellos son prorrusos. Esto no significa que Macron quiera dejar todo como está en Europa, ni mucho menos. Queremos reformarla profundamente, tener más herramientas comerciales y ser muchos más serios en defensa.

AE- Pero, ¿cuál sería la primera diferencia que notaría el resto de la UE?

SG – Que tomaríamos en consideración los intereses del resto de países, porque es muy fácil decir, como Jean-Luc Melénchon que va a obligar a los alemanes a que cambien, y no puedes obligar a alguien a cambiar, no puedes forzar a nadie a cambiar cuando vives en cooperación, solo puedes convencer al resto. Así que tienes que tener también en cuenta lo que es importante para tus socios y no solo tus prioridades.

AE – ¿Son estas unas elecciones entre pro europeos y euroescépticos?

SG – De alguna forma es cierto, aunque el análisis que hicimos hace un año, cuando preparamos la estrategia, vimos que era más una división entre aperturismo y la vuelta a las ideas del Estado nacional. Pero hay otro elemento: para la gente que está votando para abandonar la UE o que quiere cambiarla de una forma brutal, el elemento europeo no se toma siempre suficientemente en serio. De alguna forma, la gente vota contra el sistema, pero no siempre se da cuenta de todas las consecuencias que tiene su voto. El asunto europeo es importante, y algunas personas, si tuvieran que votar por salir de la UE no votarían a favor, pero eligen a estos candidatos porque ponen asuntos nacionales por delante de los intereses europeos, sin miedo a las consecuencias. Eso es lo que hace estas elecciones tan difíciles de comprender y de analizar, porque la gente está votando por enfado, pensando que no tienen nada que perder, aunque sí lo tengan.

AE – Vemos continuamente banderas europeas en los mítines de Macron, ¿por qué se ha apostado por esa imagen y por incluir tanto la UE en los discursos?

SG – Porque es importante. Cuando ves la cantidad de decisiones tomadas a nivel europeos, cuando ves que tenemos una moneda única y muchos procesos conjuntos, es necesario que se entienda que debe formar parte del debate nacional. Y además, fue la decisión de Macron desde el primer momento poner el asunto europeo al frente de sus discursos y sus actos, él insiste en que el presidente francés es el representante de Francia en el Consejo europeo. Los países ahora tienen una dimensión europea: ya no eliges solo al presidente de España, también eliges al representante español a nivel europeo y que defenderá tus intereses en Bruselas. Creo que la gente debe tomar conciencia de lo integrados que ya estamos. Te puedo asegurar que nadie ha obligado a la gente a llevar banderas europeas a los mítines de Macron, es algo que me ha sorprendido de manera muy positiva. Es algo que viene directamente de los miembros de En Marche!, es parte del ADN de este movimiento.

AE – ¿Y no es arriesgado apostar tanto por la UE cuando hay tanto enfado, como comentaba antes?

SG – No, porque estamos convencidos de que hay que contar la verdad, y tienes que decirle a la gente lo que consideras bueno y malo. Y Macron, yo y todo nuestro equipo, consideramos nuestro derecho y obligación mantener la UE, nuestra moneda, realizar reformas y hacer más democrático y próspero nuestro proyecto. Además, no estamos ni mucho de menos de acuerdo con el análisis de que el problema de Francia es estar dentro de la UE, sino más bien al contrario. Tenemos que ser conscientes de nuestras responsabilidades, porque si tenemos malos datos en el informe Pisa no es culpa de Bruselas, si fallamos a la hora de formar a personas paradas, no tiene nada que ver con Bruselas, si no ponemos las finanzas estatales en orden, tampoco es un problema de Bruselas. Vamos a dejar de echar la culpa a Bruselas.

AE – Macron tiene mucho apoyo, pero muchos de sus votantes no están totalmente convencidos de elegirle finalmente, ¿cómo van a intentar convencerles de que vayan a votarle el próximo domingo?

SG – Si observar la tendencia, la cantidad de personas que están decidiéndose a votar por él está creciendo, y hay que tener en cuenta también que el movimiento se creó hace poco, es normal y natural que la gente se lo piense. Usaremos los últimos días para seguir explicando y para luchar contra algunas de las mentiras que se están vertiendo en las redes sociales, como que es homosexual o que va a cambiar el sistema fiscal. Cosas que son sencillamente mentira. Nos lo tomamos en serio, así que hay que luchar contra estas noticias falsas que se están generando para afectar la carrera de Macron.

AE – En una entrevista la semana pasada con este periódico Yonous Omarjee, eurodiputado de Izquierda Unitaria, que apoya a Jean-Luc Melénchon, dijo que votar por Macron es continuar con igual y que los programas de candidatos como Macron o Fillon contienen ‘una extrema violencia social’.

SG – Es gracioso, porque todo el mundo busca cualquier cosa contra Emmanuel. A la misma vez es criticado como un hombre del sistema y del establishment y a la vez se le acusa de que pertenece a la banca. Se le critica como el hijo pródigo de Hollande, y por otro lado se le critica de ser un traidor a Hollande. Macron no ha estado años y años en la política, no como Melénchon, que forma parte del sistema, ha sido ministro y es del sistema. Pero no voy a responder, no quiero entrar en la crítica sistemática al contrario, pero me parece realmente ridículo.

Publicités